Auto diagnóstico: ¿Cómo detectar tus fortalezas y debilidades?

La reflexión y la introspección contribuyen a que aprovechemos la capacidad que tenemos para crecer y desarrollarnos. La pregunta es, sin lugar a dudas, la parte más esencial de la reflexión y la introspección. No hay nada que se pueda hacer en este espacio si no tenemos la capacidad de detenernos y preguntar.

En mi trabajo como como Coach, una de las herramientas más poderosas es la pregunta, ese espacio que muchas veces resulta incómodo para luego transformarse en la llave que abre una nueva puerta.

Las preguntas generan desafío, invitan a “ir por más”, tomando conciencia del territorio de donde se parte para que se pueda realizar luego una estrategia sólida que conduzca al logro de los objetivos que se buscan. Como siempre digo, cuantas más preguntas te animes a hacerte, más profundo podrás llegar. Es interesante que muchas veces, lo más importante no son las respuestas, si no la motivación, es decir, el o los motivos para accionar, que generen las preguntas que te hagas. Dicho esto… ¡a preguntar!.

Auto-diagnóstico de fortalezas

  • ¿Cuáles son tus mayores fortalezas?
  • ¿Qué estás haciendo que te resulta interesante y por lo que estás animado?
  • ¿Qué es lo que más te divierte y te entretiene?
  • ¿Qué es lo que más te relaja y te permite centrarte?
  • ¿Qué actividades hacés con regularidad que contribuyen a lograr tus objetivos?
  • ¿Qué hacés bien que puede mejorarse todavía más?
  • ¿En qué cuestiones dicen los demás que sos bueno?
  • ¿Qué fortalezas diría que tenés alguien que te conoce muy bien?

Auto-diagnóstico de debilidades

  • ¿Cuáles son tus debilidades, defectos o limitaciones?
  • ¿Cuáles son tus miedos?
  • ¿Qué cuestiones te preocupan que jamás admitirías en público?
  • ¿Cuántas veces has intentado avanzar hacia tu/tus objetivo/s y no lo has conseguido? ¿Por qué?
  • ¿Lo que haces actualmente es importante para alcanzar tu objetivo, o podrías dejarlo de lado y hacer otra cosa?
  • ¿Cómo te limitas/obstaculizas a vos mismo?
  • ¿Qué hacés que no te permite avanzar? ¿Por qué?
  • ¿Qué te molesta o te limita a ser proactivo o más lanzado?
  • ¿Qué estás tolerando en tu vida que te gustaría no tener que tolerar más?
  • Si pudieras eliminar algo de tu vida ¿Qué sería?
  • ¿Qué actividades hacés con regularidad que no te ayudan a lograr tus objetivos? ¿Qué hacés mal que puede mejorarse?
  • ¿Qué has dejado por hacer, qué no has logrado hacer por mucho tiempo, y por qué?
  • ¿Hay algún tabú o pre concepto que te limita a tomar acción?

Estas preguntas posiblemente te ayuden a armar un primer mapa para darte cuenta de todas esas cuestiones que en la cotidianeidad muchas veces das por obvio.

Al distinguirlas, se hace consiente lo inconsciente y por ende, nuevas acciones aparecen.

¡Hasta la próxima!

Agostina Fasanella
Coach personal y de negocios.
Twitter: @AgosFasanella 

Tal vez te pueda interesar ¿Para qué sirven las sesiones de coaching?

Comparte este artículo
Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en linkedin
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Otros artículos
Abrir chat